Aportar a la vinculación de la Universidad con la comunidad interna y externa, así como consolidar distintas ideas solidarias en ayuda de los más necesitados fueron los objetivos de los 11 proyectos ejecutados, durante el 2017, gracias al “Fondo de Ayuda a Obras Sociales, Papa Francisco” de la Dirección de Pastoral de la UCSC.

El trabajo de estudiantes, funcionarios, académicos y exalumnos de la Casa de Estudios reflejaron así el pensamiento del Sumo Pontífice frente a temas de su interés como el cuidado medioambiental, los migrantes o los marginados y sirvieron de preparación para la visita del Papa al país.

Las ideas seleccionadas fueron “Mejoramiento, Hermoseamiento y Compartir fraterno en Casa de Acogida Parroquia Santa Filomena” por el estudiante de Ingeniería, César Arias; “La Alegría del Servicio” de Patricia Coloma, funcionaria del Instituto Tecnológico, sede Chillán; “Inclusión para un Hermano Migrante” del estudiante de Trabajo Social, Daniel Cid; “Pintemos Sonrisas” de la ex alumna Ana Mabel Lagos; “Viendo a Cristo en el Prójimo” de la funcionaria de la Dirección de Apoyo del Estudiante, Nelly Arroyo; “Tejido Solidario para Abrigar a un Hermano” de la exalumna Paula Aguayo.

Otras de las iniciativas aprobadas fueron “Punto Limpio de Reciclaje” del estudiante de Ingeniería Felipe Flores; “Cocina Compartida” de la estudiante del Instituto Tecnológico sede Cañete, Javiera Alarcón; “Construyendo un Sueño” estudiante del Instituto Tecnológico sede Chillán, Ricardo Lazo; “Embajadores del Medio Ambiente” de la estudiante de ciencias, Mariancy Inostroza y “Acompañamiento a un Hermano con Parkinson” de la académica de la Facultad de Medicina, Nancy Plaza.

Testimonios

“Desarrollar esta idea nos permitió, como dice Francisco, “salir del estado de comodidad” y servir a los otros. En este caso, a la gente en situación de calle, generando con nuestros beneficiarios un vínculo muy especial”, comentó Valeria Burgos, encargada de Pastoral del IT Sede Chillán, quien participó de la ejecución del proyecto “La Alegría del Servicio”. La profesional agregó que “en esta experiencia se trabajó con estudiantes, académicos y funcionarios de la sede, quienes visitaron, mensualmente, la hospedería municipal de Chillán, donde pudieron acompañar y compartir con las 60 personas que acoge el lugar”.

Por su parte, la académica de la Facultad de Medicina de la Universidad, Nancy Plaza, quien fue la encargada del proyecto “Acompañamiento a un Hermano con Parkinson” destacó el significado espiritual que tuvo para ella compartir con quienes sufren de esta enfermedad. “Fue muy simbólico para mí, pues en esta iniciativa se unió el trabajo con los pacientes y mi devoción al Papa Juan Pablo II, quien también padecía de Parkinson. Asimismo, pudimos acercar más la Iglesia a la gente, pues nos acompañaron en nuestra labor los sacerdotes Víctor Álvarez y César Bello”, explicó la académica.

La docente agregó que “el proyecto le dio a los enfermos la oportunidad de compartir más allá de su ámbito familiar y de recibir un trato distinto al que, habitualmente, se les entrega en un consultorio. De igual modo, tuvimos la colaboración de estudiantes de las carreras de Enfermería y Educación Física, quienes les entregaron la energía de la juventud y ayudaron a crear un ambiente muy grato y especial, que no me había tocado vivir nunca antes”.

“Nuestra evaluación del desarrollo de estos proyectos es muy positiva. Esperamos realizar el cierre formal de esta actividad en marzo, así como continuar, durante el 2018, con el desarrollo de nuevas iniciativas, que mantengan la línea o continuidad de lo que fue la visita del Papa”, comentó Guillermo Araya, Coordinador General de la Pastoral UCSC.