Responder a inquietudes relacionadas con el dinero, el mercado o el orden social, a través de la voz del Papa es lo que busca el ensayo “Francisco, Economía y Sociedad”, escrito por el Gran Canciller de la UCSC, Monseñor Fernando Chomali y basado en las homilías, entrevistas, encíclicas y exhortaciones apostólicas del Santo Padre.

En la presentación de su libro, el Arzobispo de Concepción estuvo acompañado por el Director del Instituto de Teología de la Universidad, Pablo Uribe, y por el director del Diario El Sur, Guido Rodríguez, quienes analizaron, desde la forma y el fondo, la obra de la autoridad eclesiástica.

“Este ensayo tiene la clara intención de destacar el pensamiento humanista de Francisco, así como la idea de ampliar la mirada. Hay un llamado no sólo a actuar, sino también a pensar en cómo estamos llevando a cabo nuestra sociedad”, sostuvo Rodríguez.

De igual modo, el director del Diario El Sur destacó el rol que, según el Sumo Pontífice, debe asumir el periodismo en la construcción de un mundo más justo. “Los medios tenemos mucho que decir a la hora de priorizar los hechos que damos a conocer. Debemos dejar de ‘balconear la realidad’ y regresar al periodismo que se hace en la calle y con quienes lo pasan mal”.

Por su parte, Pablo Uribe destacó el aporte transversal del libro a materias que van más allá de la que éste trata: “En esta obra se puede escuchar la voz del Papa, pero sin dejar de escuchar la del autor. Se da a conocer la mirada crítica, pero esperanzadora de Francisco frente a los temas económicos y sociales, y se contribuye a la reivindicación de la antropología teológica, del carácter evangélico y del diálogo fe-cultura”.

“Francisco es una figura fascinante, que toca el corazón. Creo que este libro es un aporte. Espero que leyéndolo las personas se interesen en ir a las fuentes y profundicen sobre su pensamiento. La gran preocupación del Papa es que la sociedad que hemos construido es una gran ‘pista de atletismo’, donde todos corremos por llegar primero, dejando a mucha gente en el camino como los ancianos, los niños en el vientre o los migrantes”, concluyó Monseñor.