“Comenzamos esta jornada con la Eucaristía, porque es lo más valioso que tiene la Iglesia Católica”. Con estas palabras, el Arzobispo de Concepción y Gran Canciller de la UCSC, Monseñor Fernando Chomali dio inicio a la Misa de bienvenida a los novatos, realizada en el gimnasio del Campus San Andrés.

En la ceremonia, la autoridad eclesiástica destacó la importancia del conocimiento, sosteniendo que “no hay peor esclavitud que la ignorancia. Hay que salir de ella, pero esto requiere trabajo. El estudio permite gozar de lo que es verdadero, bello y justo”.

Asimismo, invitó a los presentes a ser artífices de una sociedad conforme al querer de Dios y no al del hombre, y recordó las palabras de Juan Pablo II, quien consideraba a las universidades católicas como el lugar donde se busca una cultura superior, que saca lo mejor del ser humano y que reconoce en cada uno su dignidad única e irrepetible.

“Como Universidad nos corresponde generar los caudales de conocimientos necesarios para que nuestros estudiantes abran su mente y su espíritu. Por ello, todos quienes forman parte de nuestra Institución son importantes. Los invito a pedirle a Dios la gracia del trabajo leal y bien hecho”, concluyó el Arzobispo.

Tras el término de la Eucaristía se dirigió a los asistentes el Rector de la UCSC, Christian Schmitz, quien presentó a las demás autoridades universitarias e invitó a los jóvenes a confiar en ellos y en sus capacidades, a ser curiosos e interesados por la vida y el mundo, y a creer en sus sueños e ideales, luchando por ser mejores personas.